150 Años de Investigaciones de la Smithsonian en América Latina

Durante los últimos 150 años, los científicos del Smithsonian han encontrado un campo fértil para investigaciones y exploraciones en colaboración en América Latina. Expediciones es una ventana abierta los científicos de las Américas.

Scroll to explore this topic

Los Viajeros de las Islas: Arqueologia y Historia Natural del Caribe

[view in English]

Black and white image of a landing party of men standing and sitting on a small boat that is about t

Image of opened book, with a images of a ship on one side, and a title plate and stamp on the other Los científicos de la Institución Smithsonian han colaborado durante mucho tiempo en la realización de investigaciones en el Caribe. En 1914 zarpó una expedición del Smithsonian con rumbo al oeste de Cuba y los arrecifes Colorados, a fin de estudiar la geología, la flora y la fauna terrestres y marinas. John Brooks Henderson, miembro de la Junta Directiva, había recogido moluscos marinos en el sur de Florida y quería comprender mejor la fauna de la zona.
Primero consiguió apoyo del Dr. Carlos de la Torre, de la Universidad de La Habana, quien era a la sazón el más destacado naturalista cubano. Henderson lo describió más tarde como "nuestro expedicionario más entusiasta, nuestro guía, filósofo y amigo".

Black and white photograph of Carlos de la Torre from the chest up, with white receding hair and a m Jesse Walter Fewkes (1850-1930), Smithsonian Institution Archives, SIA Acc. 90-105 [SIA2008-0593]. Se contrataron tripulantes cubanos y estadounidenses para una expedición de seis semanas. Raoul Mediaville, propietario de la goleta pesquera Tomás Barrera prestó la embarcación flamante, junto con los tripulantes, en un acto de "grande e imprevista generosidad". El presidente Menocal de la República de Cuba, que estaba interesado en la conservación de los "peces comestibles de los Colorados" y en una colección de ejemplares de la fauna marina para la Universidad de La Habana, facilitó más tripulantes y fondos. Entre los numerosos especímenes que se recogieron se encontraba el caracol de tierra de colores brillantes. Henderson publicó una crónica del viaje en The Cruíse of the Tomás Barrera. El viaje llevó al descubrimiento de una flora y una fauna más prolíficas y variadas que las conocidas hasta ese momento en la región y a una cooperación y un intercambio científicos entre ambos países que continúan en la actualidad. Un ejemplo de esta relación es la larga colaboración que mantuvo de la Torre con científicos de la Smithsonian.

Image of Cuban newspaper, with black and white photographs of a ship and of men in back and white su

Entre otras expediciones al Caribe de principios del siglo XX cabe destacar los viajes de J. Walter Fewkes, de la Dirección de Etnología Americana, por las Antillas. Fewkes planeaba "recolectar especímenes y datos que arrojaran luz sobre los habitantes prehistóricos... [de Puerto Rico] que últimamente habían pasado a formar parte de las posesiones de Estados Unidos". En su primer viaje (1902) llegó a la conclusión de que necesitaba continuar su trabajo en Puerto Rico y realizar estudios comparativos en otras islas: "No se puede dilucidar satisfactoriamente el carácter de los aborígenes antillanos a partir del material recogido en una sola [isla]". Por consiguiente, Fewkes volvió para realizar estudios en islas cercanas, como Haití, Cuba, Trinidad y las Antillas Menores.

Ceramic Vessel, Taino, Puerto Rico, 1200-1400 A.D., Smithsonian National Museum of Natural History

Carved Diorite Collar or Yoke, Taino, Puerto Rico, 1200-1400 A.D., Smithsonian National Museum of Natural History

Carved Marble Ceremonial Object, Zemi, Puerto Rico, 1400 A.D., Smithsonian National Museum of Natural History

Land Snails, Polymita Picta., Cuba, collected in 1914, Smithsonian National Museum of Natural History

Mollusks from the Tomas Barrera Expedition, 1916, Collected by Carlos de la Torre and J.B. Henderson, Smithsonian National Museum of Natural History

En Puerto Rico halló abundante información sobre las características físicas y la forma de vida de los habitantes primitivos. Entre los "objetos arqueológicos problemáticos" que Fewkes encontró había misteriosos collares de piedra o anillos. Fewkes conjeturó que se trataba de "imágenes del cuerpo enrollado de serpientes o reptiles monstruosos que personifi caban un gran poder natural, posiblemente un dios del cielo o del viento" (Según las interpretaciones recientes de expertos, los collares de piedra representaban objetos que se usaban como protección en juegos de pelota.) Agrupó los collares con piedras talladas de tres puntas, llamadas zemis, que describió como"ídolos con proyecciones cónicas".

Además de las excavaciones, Fewkes y sus ayudantes estudiaron varias colecciones privadas y extrajeron datos de fuentes históricas y etnográficas. Sus hallazgos y otros de colecciones privadas fueron depositados en el Museo Nacional Smithsonian. (La gran colección de Latimer fue un obsequio notable de piezas de cerámica e implementos de piedra de extraordinaria belleza, la primera suficientemente grande para realizar un estudio comparativo.) El trabajo de Fewkes y las publicaciones subsiguientes, como Aborigines of Porto Rico and Neighboring Islands (1907), representaron una gran contribución a la identificación y documentación de los restos culturales de "... pueblos de las Indias Occidentales que fueron arrasados de las islas casi sin dejar rastro durante los primeros años de la colonización española" Image of opened book, with text accompined by drawings of triangular-shaped aboriginal artifacts